Miodesopsias, manchas en la vista que aparecen con el sol

Miodesopsias, manchas en la vista que aparecen con el sol

Las miodesopsias, caracterizadas por ser manchas en la vista, también conocidas como “moscas volantes” o “cuerpos flotantes”, corresponden a un defecto ocular que consiste en la aparición de manchas o puntos en el campo visual. Por lo general, estos elementos suelen ser de diferentes formas y de color gris o negro.

Estas manchas son particularmente visibles cuando se observan zonas claras con gran iluminación. Por ejemplo, pared u hojas en blanco, cielo claro, u otros objetos en tonalidades claras, pero resplandecientes.

Si bien representan una dificultad en la visión, usualmente, se les considera como inofensivas. Eso sí, siempre y cuando no estén ligadas a patologías oculares.

¿Qué provoca la aparición de manchas en la vista o miodesopsias?

La miodesopsias es la representación de pequeños trocitos de sustancia gelatinosa que se forman en el área del humor vítreo, líquido transparente del interior del ojo. Y aun cuando parecen estar frente al ojo, lo cierto es que flotan en el líquido vítreo y lo que capta nuestro sistema visual son las sombras que estos pequeños cuerpos flotantes proyectan en la retina.

En la mayoría de los casos, el surgimiento de estas manchas en la vista es una consecuencia natural, asociada al paso de la edad, al estrés o al envejecimiento del ojo. Igualmente, la miopía, las lesiones en el ojo, la cirugía de cataratas, la diabetes o el desprendimiento del vítreo, también son factores de riesgo asociados a la miodesopsias.

Como lo comentamos en líneas anteriores, este problema ocular suele ser considerado inofensivo. Sin embargo, si la aparición es repentina, las manchas aumentan de volumen, no flotan sino que se mantienen estáticas, y están vinculadas a destellos de luz, entonces es prudente asistir a revisión oftalmológica para una revisión profunda que permita indagar sobre la existencia de patologías visuales donde estas manchas son un síntoma.

Pues estas manchas en la vista también están asociadas a otras alteraciones oculares de mayor gravedad. Tales como tumores oculares, desprendimiento de la retina, hemorragias o uveítis. Y la única vía posible para diagnosticar estos defectos, es acudir a revisión médica para una exploración profunda que permita dar con el problema.

Tratamientos para combatir la miodesopsias

Por lo general, estas manchas tienden a desparecer por sí solas en cuestión de unas semanas, siempre y cuando sean una consecuencia natural. Y aun cuando pueden ser muy molestas e incomodas, al tratarse de circunstancias fisiológicas, no ameritan un tratamiento especializado concreto, solo un par de recomendaciones:

  • No enfocar las manchas, ni tratar de perseguirlas con la mirada.
  • Evitar centrarse visualmente en superficies muy claras, o con mucha iluminación. Por el contrario, tratar de variar la mirada a espacios con diversidad en tonos de color.

Ahora bien, en el caso de que las manchas en la vista limiten significativamente el sistema visual, hay dos tratamientos que podrían seguirse, recomendados únicamente en casos muy excepcionales donde no haya otra alternativa:

  • La vitreólisis láser: conocida también como la fotodisrrupción, y se realiza a través del láser quirúrgico YAG. Su fin es fragmentar las sombras para que no perturben la visión.
  • La vitrectomía: es una cirugía utilizada cuando la miodesopsias generan incapacidad visual. Esta intervención consiste en el reemplazo del humor vítreo por una solución salina.

Si estas manchas oculares se presentan en la etapa del envejecimiento, lo más ideal es acudir a revisión médica, ya que este defecto visual duplica las probabilidades de un desprendimiento de retina. Lo que a su vez puede generar otras alteraciones oculares.

Así que si en algún momento los puntos pasan a aumentar su tamaño o a causa de ellas se llega a experimentar una súbita reducción de la capacidad visual, hay que acudir de inmediato al oftalmólogo.

En Óptica San Pedro tratamos la miodesopsias

Nuestro equipo de profesionales está capacitado para atender a diversas alteraciones visuales a través de una revisión profunda que permite diagnosticar el estado de las estructuras oculares. Partiendo de ello, se puede definir el tratamiento más idóneo para suprimir estas manchas en la vista de la mejor forma posible. Estamos comprometidos a velar por la salud visual de nuestros pacientes.

Sindrome del ojo seco. En Óptica San Pedro somos especialistas en tratamiento visuales

Síndrome del ojo seco, causas, síntomas y tratamiento

El síndrome del ojo seco es una enfermedad crónica que, por lo general, suele ser progresiva. En la mayoría de los casos, esta alteración puede tratarse con éxito y, como resultado, se consigue un mayor nivel de comodidad para el ojo. De este modo, se neutralizan los síntomas y se logra una visión más nítida.

Sin embargo, dependiendo de las causas, gravedad e intensidad, el tratamiento asignado de acuerdo a las necesidades oculares puede ser permanente. Pues al tratarse de una patología crónica que afecta a un 30% de la población, requiere de una estrategia terapéutica personalizada para conseguir que el paciente pueda llevar su vida con total normalidad.

¿En qué consiste el síndrome del ojo seco?

El ojo seco es un defecto multifactorial y crónico generado por una falta significativa de suficiente humectación y lubricación sobre la superficie del ojo. Lo que a su vez, produce molestias, otras alteraciones visuales y, en algunos casos, también da paso a lesiones en la conjuntiva y en la córnea.

Además de conocérsele como síndrome del ojo seco y “ojo seco”, este problema visual también es identificado bajo los siguientes términos:

  • Síndrome de disfunción lagrimal: término utilizado para destacar que una calidad errónea de las lágrimas es igual de importante que una cantidad inadecuada.
  • Queratoconjuntivitis sicca: por su parte, este término se emplea para describir el ojo seco que afecta tanto a la conjuntiva como a la córnea.
  • Queratitis sicca: por lo general, se utiliza este término para detallar la deshidratación e inflamación de la córnea.

En pocas palabras, el síndrome del ojo seco refiere a una patología que aparece cuando el globo ocular sufre de una escasez lagrimal. Siendo indispensable para humedecer los ojos y suprimir las partículas que se hayan podido introducir.

Cuáles son las causas que dan paso al ojo seco

Las causas de esta alteración visual son múltiples, y partiendo de ellas, es que se establece el tratamiento más ideal.

Usualmente, el ojo seco se relaciona con las variaciones hormonales, las cuales fomentan que los ojos comiencen a generar menos cantidad de lágrimas. O bien, que la película lagrimal sea de una calidad inferior a lo necesario para mantener humedecidos los ojos.

Igualmente, podemos resaltar las siguientes causas que producen el síndrome del ojo seco:

  • Edad avanzada.
  • Exposición prolongada ante el ordenador o dispositivo móvil.
  • Encontrarse en ambientes excesivamente secos o con mucho viento.
  • Uso innecesario de lentes de contacto.
  • Consecuencia de la diabetes.
  • Efectos secundarios de fármacos.
  • Efecto colateral de una cirugía previa del ojo.
  • Exposición excesiva ante los rayos solares.

Síntomas usuales del ojo seco

Entre los más comunes, destacan los siguientes:

  • Picor, irritación, lagrimeo y enrojecimiento del ojo.
  • Fatiga visual y visión borrosa.
  • Sequedad ocular.
  • Sensación de cuerpo extraño en el ojo.
  • Intolerancia atípica o incomodidad excesiva a la luz.

Tratamiento y prevención del síndrome del ojo seco

Como bien lo comentamos anteriormente, el tratamiento del ojo seco se relaciona a las causas que han propiciado la alteración. Por lo que la forma de atender la enfermedad podría ser diferente en cada paciente. Sin embargo, los tratamientos más comunes son los siguientes:

  • Lágrimas artificiales: ideal para los casos leves de ojo seco, se utilizan entre 2 a 4 veces al día de acuerdo a las necesidades oculares del paciente.
  • Gafas: especialmente aquellas que permitan mantener la humedad en los ojos.
  • Tapones especiales: estos se ubican en los conductos de drenaje lagrimal, su función es ayudar a que la película lagrimal permanezca durante más tiempo en la superficie ocular.
  • Cirugía: este tipo de tratamiento se aplica solo en casos graves, y se basa en la oclusión de los puntos lagrimales.

En cuanto a la prevención, una de las medidas para evitar el ojo seco es mantenerse fuera de los ambientes secos, y demás elementos que puedan irritar los ojos. Por ejemplo, el humo del cigarrillo o tabaco. Igualmente, adoptar hábitos como parpadear más seguido y descansar la vista frecuentemente.

En Óptica San Pedro atendemos el síndrome del ojo seco

En nuestro Centro de Optometría velamos por una íntegra salud visual, por eso, partimos de una revisión general para determinar las causas del ojo seco. Considerando los resultados, definimos el tratamiento más ideal.

Vista al conducir. En Óptica San Pedro cuidamos de tu vista a través de estudios de visión

Vista al conducir, importancia de utilizar gafas

¿Sabías que el 90% de la información que necesitas para conducir la recibes mediante la vista? Por eso, mientras estás frente al volante el sentido de la visión se vuelve fundamental. Ya que este se ve obligado a adaptarse de forma inmediata a un entorno cambiante en cuestión de segundos.

Aunado a ello, si padeces de algún problema ocular que no has atendido de la forma debida, la seguridad vial desciende a un muy bajo nivel. Tanto para ti, como para los ocupantes del vehículo así como para los transeúntes y demás autos.

Pese a que se ha demostrado cuán relevante es la vista al conducir, cerca del 25,7% de los españoles con una edad comprendida entre los 18 y 30 años, nunca se han sometido a un examen visual.

Influencia de la vista al conducir

Recordemos que el sistema visual está conformado por una serie de elementos que crean la armonía perfecta para que podamos ver de forma óptima. En el caso de la vista al conducir, el principal elemento que entra en actividad es la agudeza visual.

Cuando estamos conduciendo, nos vemos obligados a realizar constantes y repetidos esfuerzos para captar de forma rápida todo lo que sucede a nuestro alrededor. Por este sobreesfuerzo, poco a poco la agudeza visual se va debilitando, dando paso a molestias como visión borrosa o fatiga ocular.

De igual modo, enfermedades o defectos visuales como los de refracción también imposibilitan ver de forma óptima todos los detalles que hay sobre la carretera. Ya que la capacidad de enfoque a corto, mediano o largo plazo se ve interrumpida por problemas de agudeza. Todo eso, crea una barrera entre los habituales elementos que se suelen percibir al conducir.

Pero, ¿Qué factores alteran la vista al conducir? Veámoslos enseguida:

El deslumbramiento

Tanto de día como de noche, el deslumbramiento se considera como la molestia que más afecta a los conductores, ralentizando el tiempo de reacción y detección. Por su parte, los reflejos durante el día se dan a causa de la luz solar que se refleja sobre la carretera y en los parabrisas. Mientras que, por la noche, el deslumbramiento se da por los cambios de luminosidad de los vehículos que circulan en sentido contrario.

En cualquiera de las situaciones, los reflejos entorpecen nuestra visión al conducir. El deslumbramiento llega a limitar nuestro sistema visual al chocar contra nuestros ojos.

Los efectos del alcohol

Es uno de los factores que más altera la vista al conducir. Pues disminuye la agudeza visual, puede generar visión doble, propicia fallas en el cálculo de distancias y reduce el campo visual. Por eso, cuando se está bajo los efectos del alcohol no se debe conducir, ya que el sistema visual está muy debilitado y no puede ofrecer un enfoque nítido.

La velocidad

De acuerdo a un estudio realizado por el Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas, el campo visual disminuye hasta 75 grados a medida que se incrementa la velocidad durante la conducción.

Y es que a mayor velocidad, más rápido cambia el entorno y es menos probable que podamos percibir algún detalle. Puesto que el sistema visual no logra mantener un enfoque concreto por el gran sobreesfuerzo que debe realizar para cambiar el entorno en cuestión de segundos.

Así que mantener una velocidad promedio permite tener más tiempo para reaccionar ante cualquier eventualidad, ya que le damos el suficiente tiempo a nuestro sistema visual para que se adapte a las diferentes circunstancias.

Visión nocturna

Durante la noche, la visión no reúne las condiciones necesarias para brindar seguridad vial. Ya que la agudeza visual decae en un 70%, y el sentido de profundidad es 7 veces inferior, así que nuestra capacidad para reconocer objetos y su distancia se ve alterada.

¿Es necesario utilizar gafas al conducir?

¡POR SUPUESTO! La conducción es una actividad constante en períodos extensos para los que vale la pena prepararse. El uso de gafas polarizadas en los desplazamientos durante el día, es necesario para evitar los molestos deslumbramientos.

Igualmente, si padeces de alguna alteración visual es necesario tratarla de inmediato para corregirla y que puedas brindar a tu sistema visual las condiciones necesarias para que te envíe la información correcta durante tu viaje sobre la carretera.

En Óptica San Pedro fomentamos una óptima vista al conducir

En nuestro Centro de Optometría nos preocupamos por ofrecer a nuestros pacientes revisiones profundas sobre el estado de su sistema visual. Así como la posterior adaptación de las gafas correspondientes. ¡Visítanos y permítenos ayudarte!