Trastornos y problemas visuales en niños. Miopía, estrabismo, astigmatistmo, etc. Óptica San Pedro en Murcia

Principales trastornos visuales es en los niños

Los trastornos visuales en los niños son más frecuentes de lo que pensamos, y sus causas son variadas. Tengamos presente que cuando el bebé nace, su sistema visual no está apto para los usuales destellos del exterior, por lo que el pequeño ve borroso.

A medida que transcurren las semanas, el bebé comienza a desarrollar sus estructuras oculares de acuerdo a sus necesidades concretas. Sin embargo, a causa de factores genéticos o falta de atención a su sistema visual, este podría deteriorarse dando paso a alteraciones visuales.

Trastornos oculares en los niños: ¿Cuáles son los más frecuentes?

Demos un repaso a información detallada de cada uno de ellos:

Astigmatismo

Es un trastorno ocular caracterizado por el hecho de que un fragmento de la imagen queda enfocado por delante del resto. Esta alteración se da tanto en la visualización de los objetos cercanos así como en los lejanos.

Por lo general, el astigmatismo se vincula a otros trastornos oculares en los niños, como la miopía y la hipermetropía.

  • Señales de alarma: visión borrosa, giros de cabeza para poder mirar algo de forma nítida, entre otros.
  • Tratamiento: la adaptación de gafas es la alternativa más efectiva. De acuerdo a las necesidades del pequeño, se podría recurrir a otros métodos.

Ambliopía u ojo vago

Es un trastorno ocular que suele aparecer a muy temprana edad. Siendo relevante diagnosticarlo en los primeros dos años de vida del pequeño, a fin de optimizar su visión lo más pronto posible. La ambliopía se da cuando un ojo (o los dos) comienza a perder un grado importante de visión.

Usualmente, se produce porque el cerebro, al recoger dos imágenes diferentes (la de un ojo y la del otro), ignora la que se percibe de forma errónea. De este modo, poco a poco las vías que trasladan información del ojo al cerebro dejan de trabajar por su poco uso. Allí, es cuando el pequeño termina dependiendo de un solo ojo para ver.

  • Señales de alarma: dolores de cabeza o tortícolis, cierre de uno ojo para enfocar, inclinación de la cabeza a un lado en particular para ver mejor, frotar los ojos muy seguido, guiños constantes, entre otros.
  • Tratamiento: las gafas y los parches son las alternativas más efectivas. Aunque las necesidades del pequeño podrían requerir otros mecanismos.

Miopía

Es de los trastornos oculares en los niños más frecuentes, sobre todo en edad escolar. La miopía es un defecto refractivo que implica dificultad para ver nítidamente de lejos. Pues la imagen que debería constituirse en la retina, se forma es delante de esta. Por ello, los objetos lejanos tienden a verse borrosos.

  • Señales de alarma: dificultad para ver de lejos, confusión al ver personas a lejana distancia, apretar los ojos para enfocar mejor, problemas de aprendizaje asociados a fallas con vista lejana, entre otros.
  • Tratamiento: adaptación de gafas, y una vez alcance una edad mínima de 18 años, puede recurrir a la cirugía láser.

Hipermetropía

A diferencia de la miopía, en este caso el pequeño no logra ver bien de cerca. La hipermetropía se produce porque las imágenes se enfocan por detrás de la retina. Por ello, los objetos cercanos no logran apreciarse nítidamente.

  • Señales de alarma: dolor de cabeza al mirar de cerca por mucho tiempo, párpados rojos y dolor de ojos, lagrimeo, guiños constantes, entre otros.
  • Tratamiento: las gafas son la alternativa más efectiva.

Estrabismo

Esta alteración ocurre cuando uno de los dos ojos (o los dos) se desvía hacia dentro o hacia afuera, o bien hacia arriba o hacia abajo. Por lo general, el estrabismo es un trastorno ocular asociado a la musculatura del ojo. Es decir, los músculos tiran más fuerte hacia un lado y el ojo adopta esa posición.

  • Señales de alarma: desalineación de la mirada, entrecierre de un ojo ante la presencia de luz, inclinación de la cabeza para usar los dos ojos, entre otros.
  • Tratamiento: como la mayoría de los trastornos oculares en los niños, el uso de gafas es una alternativa efectiva. Igualmente, puede complementarse con terapia visual.

En Óptica San Pedro prestamos el servicio de Optometría Infantil para brindar a los pequeños, tratamientos y técnicas indispensables para potenciar su salud visual.

Lentes progresivas y lentes de contacto en Óptica San Pedro. Optometria infantil

Optometría infantil: ¿Cómo detectar y controlar la miopía en los niños?

Dentro de la Optometría Infantil, la miopía es uno de los defectos refractivos más comunes que afecta a los niños. Siendo, además, una de las principales causas de un bajo rendimiento escolar. Pues los niños que presentan alteraciones en su sistema ocular no pueden potenciar adecuadamente su aprendizaje. Y les es más difícil concentrarse al no apreciar nítidamente las labores escolares.

Esto, les impide llevar sus estudios de la mejor forma posible, ocasionando la disminución y complejidad de su proceso de aprendizaje, y una débil integración. Tanto a nivel escolar, como a nivel familiar y social.

Precisamente por eso, el diagnóstico de la miopía en los niños es algo fundamental. Recordemos que ellos no saben identificar claramente si ven bien o no, así que hay que estudiar y evaluar constantemente los síntomas que pudiesen presentar. Sobre todo, al momento de ver la tele o en su rendimiento académico.

¿Cómo detectar la miopía infantil?

La miopía es una problemática visual que altera la vista de lejos, es decir, quien la padece no puede observar de forma óptima objetos situados a distancia. El modo de detectarla en la infancia es un poco más complejo. Pues los niños comienzan a padecer los síntomas sin saber que podría deberse a una alteración visual. Por lo general, hacen caso omiso y continúan sus actividades rutinarias.

Allí, el papel de los padres y de los docentes se vuelve fundamental. Ya que ellos interactúan más de cerca con los pequeños y pueden analizar su comportamiento. Hasta el punto de deducir que, quizás el sistema visual de los niños esté alterando su rendimiento y desenvolvimiento en todo ámbito de su vida.

Para detectar la miopía infantil es importante estar alerta ante cualquier señal de miopía que pudiese estar afectando al menor. Esto sería tanto en su entorno escolar, pues una alteración ocular le impediría mantener un rendimiento adecuado. Así como en su hogar, ya que también mostrarían un comportamiento al cual hay que atender.

Los síntomas más usuales de la miopía infantil son:

  • Cansancio visual.
  • Picor en los ojos.
  • Baja comprensión lectora.
  • Hacer gestos con los ojos para enfocar mejor.
  • Mantener una cercanía inusual para poder leer o ver bien la tele.
  • Constante parpadeo.

Tengamos presente que un diagnóstico temprano de este defecto refractivo es garantía de una mejor calidad de vida y una salud visual más adecuada para que los niños puedan desenvolverse cómodamente en la escuela, en la casa y en su entorno social.

Tratamiento para controlar la miopía en los niños

Tal como lo comentamos en líneas anteriores, mientras más temprano se detecte la miopía en los pequeños, más posibilidades hay de corregir el defecto refractivo. ¿Por dónde comenzar? Inicialmente, si el pequeño está presentando dificultad para visualizar correctamente objetos, palabras o personas a distancia, es un indicativo de que su sistema visual no está funcionando de forma correcta.

En ese punto, hay que llevar al menor a revisión oftalmológica bajo el servicio de Optometría Infantil para confirmar (o descartar) algún problema refractivo. De corroborarse que el pequeño presenta un cuadro de miopía (leve o intenso), hay que actuar lo más pronto posible. La valoración optométrica es fundamental para establecer el tratamiento adecuado.

Bastará con la adaptación de gafas o lentes de contacto graduadas en función de la magnitud de miopía del niño. Partiendo de allí, el profesional médico ha de establecer las indicaciones pertinentes a los nuevos hábitos visuales que deberá tener el pequeño para neutralizar la miopía.

Lo más recomendable es que el menor acuda a revisión oftalmológica por lo menos una o dos veces al año para corroborar que los niveles de miopía no estén aumentando.

En Óptica San Pedro somos especialistas en Optometría Infantil

Pensando en mejorar la calidad de vida y la salud visual de los pequeños, en Óptica San Pedro somos especialistas en Optometría Infantil. Contamos con un personal capacitado en el área para dar respuesta a las principales alteraciones visuales que suelen afectar a los pequeños, entre esas, la miopía.

Nuestro procedimiento consiste en una revisión profunda que nos permita determinar el nivel de miopía que padece el menor. De acuerdo a los resultados, adaptamos el tratamiento más conveniente para optimizar su sistema visual.