Rendimiento visual en niños para el fracaso escolar

El rendimiento visual en niños y el fracaso o bajo promedio escolar son dos términos que guardan mucha relación entre sí. Pues gran parte de los infantes que presentan un desempeño académico deficiente sufren de alguna disfunción visual que les conduce a experimentar problemas a nivel de aprendizaje.

Igualmente, alteraciones oculares como ambliopía y estrabismo dan lugar a la existencia de fatiga visual y malestar general que, en forma significativa, afectan la eficacia de la lectura y la rapidez de aprendizaje en los niños.

¿Cómo afecta la salud visual de los más pequeños en su rendimiento escolar?

El funcionamiento del sentido de la vista es notorio en el desarrollo psicomotor y sensorial de un pequeño durante todas sus etapas. Sin embargo, toma mayor relevancia cuando llega al preescolar donde comienza a entablar conexiones neuronales complejas que aligeran, entre otras cosas, su rendimiento visual.

De surgir alguna dificultad en su capacidad de aprendizaje, sobre todo para leer, su sistema visual podría estar enviando señales claras de una alteración ocular que inhibe el proceso de adquisición de conocimientos. Y allí, el pequeño cae en un bajo rendimiento escolar, falta de interés por estudiar y, sobre todo, desmotivación.

Así, es como el retraso o fracaso escolar es resultado de la baja capacidad de los niños en concentrarse adecuadamente en sus actividades escolares. Esto, por la existencia de anomalías visuales que le impiden transportar eficazmente la información que recogen con su vista, a su cerebro. Y este último órgano al no recibir ninguna información visual que potencie el aprendizaje, imposibilita el hecho de que el pequeño pueda adquirir conocimientos y habilidades de forma normal.

Por eso, el rendimiento visual en niños se ve alterado por anomalías que frenan su aprendizaje. Pues si no logran desarrollar su capacidad de enfoque, así como usar ambos ojos al mismo tiempo o controlar los movimientos oculares, tendrán problemas para aprender a leer, a escribir, a razonar y a pensar.

Anomalías visuales en la infancia

Demos un vistazo a las más habituales:

Ambliopía

De acuerdo a estudios, la ambliopía es la causa más habitual de discapacidad visual en la infancia. Se trata de la disminución de la visión de uno o ambos ojos por un problema anatómico o funcional bien sea de la vía visual o del ojo. Esta anomalía tiende a pasar desapercibida porque a simple vista el ojo luce normal, pero no está funcionado idóneamente.

Estrabismo

Refiere a la desorientación de la mirada, puede ser de uno o ambos ojos. El estrabismo suele ser una causa de ambliopía si no se resuelve a edad temprana. Con el tratamiento, la visión puede ser restituida a través de oclusión del ojo que mejor ve. De esta forma, se obliga al ojo desviado a recuperar la vista.

Defectos de refracción

Cuando se trata de anomalías que obstaculizan el rendimiento visual en niños, los defectos de refracción son las más comunes. Entre ellas, tenemos miopía (visión a distancia lejana deficiente), hipermetropía (visión a distancia corta deficiente) y astigmatismo (impide el enfoque correcto en la retina).

Señales que indican que un niño tiene problemas visuales

La detección temprana de anomalías visuales permite recuperar los niveles óptimos de visión. Por eso, es importante atender a los siguientes signos:

  • Parpadeo excesivo.
  • Frotamiento en los ojos.
  • Enrojecimiento ocular.
  • Constantes dolores de cabeza.
  • Aproximación o alejamiento en exceso de los objetos al jugar o leer.
  • Adopción de posturas anómalas de la cabeza al ver la tele.
  • Desviación o guiño excesivo de uno o ambos ojos.
  • Mostrar mínima atención a las tareas y actividades visuales.
  • Omitir palabras, letras o números al escribir.

En Óptica San Pedro potenciamos el rendimiento visual en niños a través de entrenamiento visual

En nuestro Centro de Optometría brindamos servicio de terapia visual basado en una serie de ejercicios que permiten a los niños establecer un sistema visual más eficiente. Con el fin de aumentar su capacidad de visualizar, registrar y comprender más rápidamente toda la información que consumen a través de la vista.

Nuestro equipo de profesionales realiza un exhaustivo estudio visual en el que se valora el nivel de funcionamiento ocular. Una vez detectada la anomalía, se inicia el tratamiento de ejercicios visuales para optimizar el rendimiento visual en niños.

Realizar evaluaciones oftalmológicas a temprana edad es esencial para determinar la existencia de alguna de estas alteraciones ¡Visítanos!