Miodesopsias, manchas en la vista que aparecen con el sol

Miodesopsias, manchas en la vista que aparecen con el sol

Las miodesopsias, caracterizadas por ser manchas en la vista, también conocidas como “moscas volantes” o “cuerpos flotantes”, corresponden a un defecto ocular que consiste en la aparición de manchas o puntos en el campo visual. Por lo general, estos elementos suelen ser de diferentes formas y de color gris o negro.

Estas manchas son particularmente visibles cuando se observan zonas claras con gran iluminación. Por ejemplo, pared u hojas en blanco, cielo claro, u otros objetos en tonalidades claras, pero resplandecientes.

Si bien representan una dificultad en la visión, usualmente, se les considera como inofensivas. Eso sí, siempre y cuando no estén ligadas a patologías oculares.

¿Qué provoca la aparición de manchas en la vista o miodesopsias?

La miodesopsias es la representación de pequeños trocitos de sustancia gelatinosa que se forman en el área del humor vítreo, líquido transparente del interior del ojo. Y aun cuando parecen estar frente al ojo, lo cierto es que flotan en el líquido vítreo y lo que capta nuestro sistema visual son las sombras que estos pequeños cuerpos flotantes proyectan en la retina.

En la mayoría de los casos, el surgimiento de estas manchas en la vista es una consecuencia natural, asociada al paso de la edad, al estrés o al envejecimiento del ojo. Igualmente, la miopía, las lesiones en el ojo, la cirugía de cataratas, la diabetes o el desprendimiento del vítreo, también son factores de riesgo asociados a la miodesopsias.

Como lo comentamos en líneas anteriores, este problema ocular suele ser considerado inofensivo. Sin embargo, si la aparición es repentina, las manchas aumentan de volumen, no flotan sino que se mantienen estáticas, y están vinculadas a destellos de luz, entonces es prudente asistir a revisión oftalmológica para una revisión profunda que permita indagar sobre la existencia de patologías visuales donde estas manchas son un síntoma.

Pues estas manchas en la vista también están asociadas a otras alteraciones oculares de mayor gravedad. Tales como tumores oculares, desprendimiento de la retina, hemorragias o uveítis. Y la única vía posible para diagnosticar estos defectos, es acudir a revisión médica para una exploración profunda que permita dar con el problema.

Tratamientos para combatir la miodesopsias

Por lo general, estas manchas tienden a desparecer por sí solas en cuestión de unas semanas, siempre y cuando sean una consecuencia natural. Y aun cuando pueden ser muy molestas e incomodas, al tratarse de circunstancias fisiológicas, no ameritan un tratamiento especializado concreto, solo un par de recomendaciones:

  • No enfocar las manchas, ni tratar de perseguirlas con la mirada.
  • Evitar centrarse visualmente en superficies muy claras, o con mucha iluminación. Por el contrario, tratar de variar la mirada a espacios con diversidad en tonos de color.

Ahora bien, en el caso de que las manchas en la vista limiten significativamente el sistema visual, hay dos tratamientos que podrían seguirse, recomendados únicamente en casos muy excepcionales donde no haya otra alternativa:

  • La vitreólisis láser: conocida también como la fotodisrrupción, y se realiza a través del láser quirúrgico YAG. Su fin es fragmentar las sombras para que no perturben la visión.
  • La vitrectomía: es una cirugía utilizada cuando la miodesopsias generan incapacidad visual. Esta intervención consiste en el reemplazo del humor vítreo por una solución salina.

Si estas manchas oculares se presentan en la etapa del envejecimiento, lo más ideal es acudir a revisión médica, ya que este defecto visual duplica las probabilidades de un desprendimiento de retina. Lo que a su vez puede generar otras alteraciones oculares.

Así que si en algún momento los puntos pasan a aumentar su tamaño o a causa de ellas se llega a experimentar una súbita reducción de la capacidad visual, hay que acudir de inmediato al oftalmólogo.

En Óptica San Pedro tratamos la miodesopsias

Nuestro equipo de profesionales está capacitado para atender a diversas alteraciones visuales a través de una revisión profunda que permite diagnosticar el estado de las estructuras oculares. Partiendo de ello, se puede definir el tratamiento más idóneo para suprimir estas manchas en la vista de la mejor forma posible. Estamos comprometidos a velar por la salud visual de nuestros pacientes.

Sindrome del ojo seco. En Óptica San Pedro somos especialistas en tratamiento visuales

Síndrome del ojo seco, causas, síntomas y tratamiento

El síndrome del ojo seco es una enfermedad crónica que, por lo general, suele ser progresiva. En la mayoría de los casos, esta alteración puede tratarse con éxito y, como resultado, se consigue un mayor nivel de comodidad para el ojo. De este modo, se neutralizan los síntomas y se logra una visión más nítida.

Sin embargo, dependiendo de las causas, gravedad e intensidad, el tratamiento asignado de acuerdo a las necesidades oculares puede ser permanente. Pues al tratarse de una patología crónica que afecta a un 30% de la población, requiere de una estrategia terapéutica personalizada para conseguir que el paciente pueda llevar su vida con total normalidad.

¿En qué consiste el síndrome del ojo seco?

El ojo seco es un defecto multifactorial y crónico generado por una falta significativa de suficiente humectación y lubricación sobre la superficie del ojo. Lo que a su vez, produce molestias, otras alteraciones visuales y, en algunos casos, también da paso a lesiones en la conjuntiva y en la córnea.

Además de conocérsele como síndrome del ojo seco y “ojo seco”, este problema visual también es identificado bajo los siguientes términos:

  • Síndrome de disfunción lagrimal: término utilizado para destacar que una calidad errónea de las lágrimas es igual de importante que una cantidad inadecuada.
  • Queratoconjuntivitis sicca: por su parte, este término se emplea para describir el ojo seco que afecta tanto a la conjuntiva como a la córnea.
  • Queratitis sicca: por lo general, se utiliza este término para detallar la deshidratación e inflamación de la córnea.

En pocas palabras, el síndrome del ojo seco refiere a una patología que aparece cuando el globo ocular sufre de una escasez lagrimal. Siendo indispensable para humedecer los ojos y suprimir las partículas que se hayan podido introducir.

Cuáles son las causas que dan paso al ojo seco

Las causas de esta alteración visual son múltiples, y partiendo de ellas, es que se establece el tratamiento más ideal.

Usualmente, el ojo seco se relaciona con las variaciones hormonales, las cuales fomentan que los ojos comiencen a generar menos cantidad de lágrimas. O bien, que la película lagrimal sea de una calidad inferior a lo necesario para mantener humedecidos los ojos.

Igualmente, podemos resaltar las siguientes causas que producen el síndrome del ojo seco:

  • Edad avanzada.
  • Exposición prolongada ante el ordenador o dispositivo móvil.
  • Encontrarse en ambientes excesivamente secos o con mucho viento.
  • Uso innecesario de lentes de contacto.
  • Consecuencia de la diabetes.
  • Efectos secundarios de fármacos.
  • Efecto colateral de una cirugía previa del ojo.
  • Exposición excesiva ante los rayos solares.

Síntomas usuales del ojo seco

Entre los más comunes, destacan los siguientes:

  • Picor, irritación, lagrimeo y enrojecimiento del ojo.
  • Fatiga visual y visión borrosa.
  • Sequedad ocular.
  • Sensación de cuerpo extraño en el ojo.
  • Intolerancia atípica o incomodidad excesiva a la luz.

Tratamiento y prevención del síndrome del ojo seco

Como bien lo comentamos anteriormente, el tratamiento del ojo seco se relaciona a las causas que han propiciado la alteración. Por lo que la forma de atender la enfermedad podría ser diferente en cada paciente. Sin embargo, los tratamientos más comunes son los siguientes:

  • Lágrimas artificiales: ideal para los casos leves de ojo seco, se utilizan entre 2 a 4 veces al día de acuerdo a las necesidades oculares del paciente.
  • Gafas: especialmente aquellas que permitan mantener la humedad en los ojos.
  • Tapones especiales: estos se ubican en los conductos de drenaje lagrimal, su función es ayudar a que la película lagrimal permanezca durante más tiempo en la superficie ocular.
  • Cirugía: este tipo de tratamiento se aplica solo en casos graves, y se basa en la oclusión de los puntos lagrimales.

En cuanto a la prevención, una de las medidas para evitar el ojo seco es mantenerse fuera de los ambientes secos, y demás elementos que puedan irritar los ojos. Por ejemplo, el humo del cigarrillo o tabaco. Igualmente, adoptar hábitos como parpadear más seguido y descansar la vista frecuentemente.

En Óptica San Pedro atendemos el síndrome del ojo seco

En nuestro Centro de Optometría velamos por una íntegra salud visual, por eso, partimos de una revisión general para determinar las causas del ojo seco. Considerando los resultados, definimos el tratamiento más ideal.

Desprendimiento de retina. Problemas visuales y soluciones en Óptica San Pedro de Murcia

Desprendimiento de retina, causas, síntomas y tratamiento

El desprendimiento de retina es una de las emergencias oftalmológicas de mayor preocupación. Esta alteración consiste en la dispersión de la retina neurosensorial del tejido inferior, provocada por la acumulación de líquido sub-retiniano de la pared ocular a la que está pegada.

Recordemos que la retina es una capa de tejido ubicada en la parte posterior del ojo, cuya función es percibir la luz y enviar las imágenes al cerebro para que este las procese. La retina es la encargada de suministrar una visión nítida y central, indispensable para leer, conducir y apreciar los mínimos detalles.

El desprendimiento de la retina puede afectar a personas de todas las edades, pero es más usual en adultos mayores de 40 años.

¿Cuáles son las causas del desprendimiento de retina?

Por lo general, en la mayoría de los casos en que se presenta la separación de la retina, es debido a la existencia de uno o más agujeros retinianos. De hecho, hay 3 mecanismos que pueden dar paso a un desprendimiento de retina.

Es decir, el tipo regmatógeno, es el más usual, ocasionado por una rotura retiniana que suele surgir tras un desprendimiento del vítreo. Igualmente, el tipo traccional, común de la retinopatía diabética proliferativa. Y el tipo exudativo, generado por la existencia de alteraciones de filtración vascular, o bien tras un tumor.

Además, también son comunes las siguientes causas y factores de riesgo:

  • Alto grado de miopía.
  • Complicada intervención quirúrgica de cataratas.
  • Otras alteraciones o condiciones de la vista o del ojo.
  • Previo sufrimiento de lesión en el ojo.
  • Separación de retina en el ojo contralateral.
  • Existencia de pérdidas retinianas periféricas delicadas.
  • Traumatismos oculares abiertos o cerrados.
  • Envejecimiento normal del ojo, lo que ocasiona reducción y deterioro retiniano.
  • Crecimiento atípico del ojo (por lo general, debido a la miopía).

Por ende, la separación de la retina es una alteración ocular que podría llegar a ser grave si no se atiende lo más pronto posible.

Síntomas de la separación de retina

Los principales signos de alarma que podrían revelar la existencia de un desprendimiento de retina son los siguientes:

  • Destellos luminosos (fotopsias). Usualmente, son repetitivos y percibidos en un mismo sector del campo visual. Además, también surgen machas en la vista (miodesopsias) que aumentan de tamaño constantemente.
  • Alteraciones en el campo visual. Comúnmente, representadas por una sombra, similar a un telón o una cortina negra. Lo que impide la visión parcial o total de un ojo.
  • Reducción de la vista central. Surge por la alteración de la mácula.

¿Cómo es el tratamiento del desprendimiento de retina?

Si la retina solo está desgarrada y aún no se ha generado el desprendimiento, el profesional en oftalmología podría considerar un tratamiento provisorio aplicando un láser durante la revisión, conocido como fotocoagulación. O también un tratamiento con frío, llamado crioterapia.

Ahora, si ya se produjo el desprendimiento, el único tratamiento que podría frenar las consecuencias, es una intervención quirúrgica. El propósito es obstruir el desgarro de la retina, colocándola nuevamente en su sitio.

Por lo general, esto puede efectuarse empujando desde afuera de la pared del globo ocular hacia ella, situando cinturones o trozos de silicona. O bien realizando una vitrectomía e insertando luego, gas o aceite de silicona dentro de la cavidad vítrea. Usualmente, esta intervención se efectúa de manera ambulatoria, bajo anestesia local y sedación.

La cirugía del desprendimiento de retina debe ser lo más temprano posible una vez se comienzan a sentir los síntomas mencionados. De este modo, se aumentan las posibilidades de éxito y el resultado visual final podría ser mucho mejor.

Considerando que, si el desprendimiento no se trata en el momento justo, se produce la pérdida de la visión, en la mayoría de los casos, podría ser de forma irrecuperable. Todo depende del daño ocular que haya producido el desprendimiento.

En Óptica San Pedro velamos por una salud visual integral

En nuestro Centro de Optometría procuramos realizar una revisión exhaustiva partiendo de los síntomas expresados por nuestros pacientes. Con la finalidad de atender lo más pronto posible a alteraciones visuales con el tratamiento oportuno de acuerdo a los resultados obtenidos en la exploración ocular.